crsheader Index English version Related Topics Cetoacidosis diabética en niños

(Diabetic Ketoacidosis in Children)

¿Qué es la cetoacidosis diabética?

La cetoacidosis diabética es una complicación grave, potencialmente mortal causada por la falta de insulina. Esta complicación puede presentarse si su hijo tiene diabetes tipo 1. (En raras ocasiones sucede con la diabetes tipo 2). Es un caso de emergencia que se debe tratar inmediatamente. Si la cetoacidosis no se trata inmediatamente, puede causar coma diabético o la muerte.

¿Cuál es la causa?

La cetoacidosis diabética ocurre cuando el cuerpo de su hijo no tiene suficiente insulina. Sin insulina, los azúcares en la sangre no pueden salir de la sangre e ir hacia las células; por lo tanto, las células queman grasas en lugar de azúcar para obtener energía. Al quemar grasas, se fabrican productos derivados llamados cetonas. Las cetonas pueden llegar a niveles tóxicos y peligrosos en la sangre. Los niveles altos de azúcar en la sangre a menudo ocurren junto con la cetoacidosis, ya que el azúcar se acumula en la sangre.

Si se presenta la cetoacidosis, esto significa que la diabetes de su hijo no está bien controlada, o su hijo se puede estar enfermando. La cetoacidosis puede ocurrir incluso con el tratamiento adecuado de la diabetes cuando se produce un cambio en la vida de su hijo, por ejemplo:

  • una enfermedad;
  • una infección;
  • un trauma;
  • una cirugía;
  • otro tipo de estrés emocional o físico.

A veces, no se realiza el diagnóstico de la diabetes hasta que ocurre la cetoacidosis. Su hijo tiene diabetes tipo 1, si su páncreas deja de fabricar insulina. Como resultado, el azúcar en la sangre puede elevarse mucho y muy rápidamente. Puede suceder tan rápidamente que los síntomas de la cetoacidosis son los primeros síntomas de la diabetes.

¿Cuáles son los síntomas?

Si su hijo tiene cetoacidosis, es probable que presente estos síntomas:

  • orina excesiva (varios cuartos de galón al día);
  • sed excesiva (varios cuartos de galón al día);
  • aliento con olor a frutas;
  • respiración rápida;
  • náuseas o vómitos;
  • confusión;
  • cansancio

Los síntomas de los niveles altos de azúcar en la sangre incluyen:

  • aumento de la sed
  • aumento del hambre
  • sequedad en la boca
  • aumento de la orina
  • visión borrosa.

Los síntomas de cetoacidosis que llevan a un coma diabético, en general, aparecen gradualmente. En la mayoría de los casos, la cetoacidosis tarda entre algunas horas y un par de días en causar un coma diabético.

¿Cómo se diagnostica?

Un profesional médico analizará los síntomas de su hijo, preguntará sobre la historia clínica y examinará al niño. El profesional médico de su hijo prestará especial atención a lo siguiente:

  • posible infección;
  • la cantidad de líquidos en el cuerpo de su hijo;
  • con qué claridad piensa su hijo;
  • la respiración de su hijo;
  • si los riñones y el corazón de su hijo están funcionando correctamente.

Las pruebas de verificación de los niveles de azúcar y otras sustancias químicas en la sangre y en la orina de su hijo ayudan a diagnosticar la cetoacidosis diabética. De ser necesario, también se le pueden realizar a su hijo otras pruebas de laboratorio, una radiografía del tórax o un ECG.

¿Cómo se trata?

La cetoacidosis debe tratarse inmediatamente. Su hijo debe recibir tratamiento en un hospital.

  • Se le administrará insulina a su hijo tan pronto como se diagnostique la cetoacidosis.
  • Con frecuencia, se le realizarán análisis de sangre a su hijo para determinar los niveles de azúcar y los equilibrios químicos.
  • Se le administrarán líquidos por vía intravenosa (IV) a su hijo.

¿Cómo puedo prevenir la cetoacidosis?

Para ayudar en el cuidado de su hijo y prevenir la cetoacidosis, siga estas pautas:

  • Obtenga toda la información posible. Pídale a su profesional médico que le ayude a comprender la necesidad de calorías e insulina de su hijo y cómo estar seguro de que está recibiendo la cantidad correcta de ambos.
  • Asegúrese de que su hijo consuma una dieta saludable.
  • Siga el plan de ejercicios o de actividad física que el profesional médico de su hijo recomiende.
  • Conozca los síntomas y signos tempranos de la cetoacidosis.
  • Mantenga controlado el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. Revise el nivel de azúcar en la sangre de su hijo tan seguido como su profesional médico lo recomiende. Asegúrese de que su hijo nunca reciba más insulina sin verificar la lectura del nivel de azúcar en la sangre y confirmar que el nivel de azúcar es demasiado alto. Los síntomas de los niveles bajos de azúcar en la sangre pueden ser similares a los de los niveles altos de azúcar en la sangre.
  • Solicite una prueba de cetonas en la orina de su hijo si:
    • El nivel de azúcar en la sangre de su hijo es superior a 240 mg/dL.
    • Su hijo está enfermo o sometido a más estrés de lo habitual.
  • Verifique el nivel de azúcar en la sangre de su hijo con mayor frecuencia si cree que está enfermo.
  • Tenga insulina adicional a mano.
  • Asegúrese de que su hijo lleve una identificación (como una tarjeta o brazalete) que indique que tiene diabetes, en caso de una emergencia.

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame INMEDIATAMENTE si:

  • Su hijo tiene diabetes tipo 1 y la prueba de orina para detectar cetonas da un resultado positivo.
  • Su hijo tiene fiebre u otros síntomas de infección, como gripe o infección de la vejiga.
  • Su hijo ha tenido vómitos y no puede retener los alimentos y líquidos en el estómago.
  • El nivel de azúcar en la sangre de su hijo en ayunas ha sido de 240 mg/dL o más durante 2 días, especialmente si también ha tenido vómitos u otros síntomas de la cetoacidosis.

Llame durante el horario de atención si:

  • Usted tiene otras preguntas o dudas.

Developed by Robert Brayden, MD, Professor of Pediatrics, University of Colorado School of Medicine. Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-07-28
Last reviewed: 2010-11-29 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2011.4 Index
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.