crsheader Index English version La diabetes y la escuela

(Diabetes and School)

Los padres siempre tienen algo de ansiedad cuando su hijo diabético empieza a ir a la escuela. Es posible que tenga un hijo pequeño que no es lo suficientemente maduro para ser responsable de su propio cuidado de la diabetes. O, es posible, que tenga un hijo más grande que asume más responsabilidades de su cuidado pero que de todas formas necesita orientación. Sea cual sea su caso, quiere sentir que su hijo estará seguro en la escuela y asegurarse de que no sea tratado de manera diferente porque tiene diabetes. Siga las pautas que se presentan a continuación para ayudar a su hijo a tener un año escolar seguro y saludable.

¿Qué debo informar a la escuela?

Enséñele a las personas que trabajarán con su hijo en la escuela de qué se trata la diabetes. Llame al enfermero, al maestro o al director para hablar sobre la mejor forma de informar a toda las personas que haga falta. Es esencial que eduque a los maestros, al personal de enfermería de la escuela, al conductor del autobús escolar, al profesor de educación física, a los empleados del comedor y a otras personas que trabajen con su hijo en la escuela. A veces, el enfermero de la escuela o el maestro ayudarán a educar a otros integrantes del personal. Por lo general, es mejor hacer esto la semana anterior al comienzo de clases. Es una buena idea comprar o pedir prestado un video sobre la diabetes y la escuela, y mostrárselo a los enfermeros, maestros y otras personas que trabajarán con su hijo. Un video puede ser un buen punto de partida para hablar sobre la hipoglucemia, que es la emergencia que es más probable que se presente en la escuela.

Es importante NO dejar que el niño sea quien se encargue de informar y educar al personal de la escuela. El niño puede sentir vergüenza y no completar la tarea.

También es necesario asegurarse de que el niño comprenda los detalles de quién lo ayudará con las pruebas, las inyecciones y el tratamiento de niveles altos o bajos de azúcar en la sangre en la escuela.

¿Qué suministros debo llevar a la escuela?

En la escuela debe haber un suministro de refrigerios y el equipo necesario para hacer pruebas de azúcar en la sangre. Pegue un papel con instrucciones y los números de teléfono del padre y la madre en la caja de refrigerio y en el medidor de glucosa adicional que lleve a la escuela. Cuando estos suministros se hayan usado, repóngalos. Debe llevar los siguientes suministros a la escuela:

  • medidor, tiras reactivas, dispositivo de punción;
  • lancetas;
  • cuaderno de registro para registrar los niveles de azúcar en la sangre;
  • insulina, jeringas de insulina y suministros adicionales para la bomba de insulina (si su hijo usa una bomba de insulina);
  • recipiente para desechos biológicos peligrosos;
  • tiras para prueba de cuerpos cetónicos;
  • foto de su hijo para colocar en el plan de salud de la escuela;
  • tabletas de glucosa;
  • latas o cajas de jugo (con aproximadamente 15 gramos de carbohidratos cada una);
  • glucosa instantánea o gel para decorar pasteles;
  • un kit de emergencia de glucagón (si alguien en la escuela puede aplicar la inyección);
  • galletas (mantequilla de cacahuate y/o queso);
  • una caja de paletas azucaradas o monedas para comprar paletas azucaradas si es necesario;
  • Fruit-Roll Ups (caramelos de fruta);
  • frutas desecadas y otros refrigerios;
  • una caja con el nombre del niño para guardar los alimentos y las bebidas.

¿Qué es el plan de salud escolar?

Las escuelas de la mayoría de los estados requieren ahora que haya un plan de salud escolar. Un plan de salud escolar es un formulario que se completa sobre su hijo en donde se registran la hora y el lugar específicos en que el niño necesita comer, tomar un medicamento o hacerse una prueba. Junto con un plan de salud hay un plan de respuesta ante emergencias. En este plan se describe qué hacer en caso de una emergencia.

¿Se le debe realizar una prueba de azúcar en la sangre a mi hijo en la escuela?

Como mínimo, se debe realizar una prueba siempre que su hijo sienta que el nivel de azúcar es bajo. Algunos profesionales médicos o padres piden que la prueba se realice todos los días antes del almuerzo. Cada vez que se realiza una prueba de azúcar en la sangre, el resultado, el día y la hora deben registrarse en una hoja de registro o cuaderno de registro.

Es mejor si se permite que el niño se haga una prueba de azúcar en la sangre en el aula. De esta forma, se perderá menos cosas de la clase. Si el niño se hace la prueba él mismo en el aula, quizás sea necesario que un adulto controle los resultados para ver si el nivel de azúcar en la sangre es bajo. La mayor desventaja de hacer la prueba en el aula es que el niño no puede lavarse las manos antes (a menos que haya un lavabo en el aula). Un rastro de azúcar en el dedo puede producir una lectura alta. Si se usa alcohol para limpiar el dedo, se debe dejar secar por completo antes de hacer la punción. Si el niño debe ir a la enfermería de la escuela para hacerse la prueba, siempre debe acompañarlo otra persona. Si el nivel de azúcar en la sangre es bajo, el niño puede estar confundido y no llegar a la enfermería solo.

A menudo, los niños llevan su propio medidor en la mochila. También se puede guardar un medidor en la enfermería de la escuela o puede guardarlo el maestro. Un medidor de glucosa NO debe guardarse en el casillero del niño ya que podría ser difícil sacarlo ante una emergencia.

¿Cómo se coloca mi hijo la insulina en la escuela?

Si el niño debe colocarse insulina en la escuela, el padre o la madre y el médico del niño deben firmar un formulario de medicación en la escuela. Este debe decir específicamente cuándo debe administrarse la insulina y en qué dosis. Puede ocurrir que el enfermero de la escuela no esté siempre disponible para colocar o supervisar la inyección. En algunas circunstancias, el niño puede colocarse la inyección él mismo. A veces, el enfermero capacitará a otro integrante del personal que esté siempre disponible. Si un niño extraerá la dosis y se colocará la insulina él mismo, es buena idea que un adulto controle la cantidad de insulina. En otras ocasiones, puede ser necesario que el padre o la madre acuda a la escuela para colocarle al inyección. Las plumas de insulina son muy prácticas, más exactas y dejan menos espacio para el error cuando se extrae una dosis en la escuela.

Si su hijo utiliza una bomba de insulina, el personal de la escuela debe aprender a conectar y desconectar la bomba. Es posible que el niño deba desconectar la bomba durante la clase de gimnasia o el recreo. Debe haber un lugar seguro en donde guardar la bomba cuando esté desconectada. Algunos niños necesitan ayuda para recordar que deben aplicarse un bolo de insulina, especialmente a la hora del almuerzo. Explique al personal de la escuela cómo calcular la dosis del bolo de insulina y cualquier otra instrucción de funcionamiento de la bomba importante.

¿Cuándo debe hacerse una prueba de cuerpos cetónicos en la escuela?

A veces, puede ser necesario que su hijo se haga una prueba de cuerpos cetónicos en la escuela si:

  • hubo cuerpos cetónicos más temprano en su casa;
  • los niveles de azúcar en la sangre son superiores a 300 mg/dl (16.7 mmol/l);
  • el niño no se siente bien.

Usted debe ser notificado si hay niveles moderados o altos de cuerpos cetónicos en la orina (o si una prueba de cuerpos cetónicos en la sangre da un resultado de más de 1.0 mmol/l). Su hijo necesitará una dosis adicional de insulina y deberá ser tratado por adultos que puedan supervisarlo constantemente, generalmente en el hogar.

¿Qué arreglos deben hacerse para situaciones escolares especiales?

  • Días de actividades al aire libre o excursiones escolares: Los días de actividades al aire libre o excursiones escolares implican más agitación y ejercicio. Estas dos cosas pueden aumentar las probabilidades de tener niveles bajos de azúcar en la sangre. Usted debe pedir que le avisen con antelación para poder reducir la dosis de insulina de su hijo. También es buena idea que envíe refrigerios adicionales.
  • Viaje en autobús: Es importante que el niño lleve algo de comida con él en el autobús. Si siente que le baja el azúcar, se le debe permitir comer. A veces, el viaje en autobús demora más tiempo de lo habitual debido al mal tiempo o a retrasos, y su hijo debe tener un refrigerio disponible y la autorización del conductor del autobús para comer de ser necesario.
  • Clase de gimnasia: Es muy importante que el profesor de gimnasia o entrenador tenga una copia del plan de salud escolar. Pueden presentarse niveles bajos de azúcar en la sangre durante el ejercicio y debe haber una fuente de azúcar instantánea a mano. Se suele recomendar que el niño coma un refrigerio antes de la clase de gimnasia. Su hijo debe empezar a comer un refrigerio con suficiente antelación para no perderse una parte de la clase de gimnasia. El ejercicio es aún más importante para los niños con diabetes que para otros niños. No se los debe excluir de la clase de gimnasia ni de las actividades deportivas.
  • Fiestas en la clase: Si en la clase se repartirá un refrigerio especial, su hijo también debe recibir este refrigerio. Se le debe notificar a usted con antelación para que pueda decidir si su hijo puede comer el mismo refrigerio que los demás alumnos o si desea llevar un refrigerio alternativo. Si no hay un refrigerio alternativo, su hijo debe recibir el mismo refrigerio que los demás niños.
  • Maestros sustitutos: Pida que haya una copia del plan de salud de su hijo en la carpeta del maestro sustituto y en el registro de asistencia. Adjunte una foto de su hijo al plan de salud para que el maestro sepa quién es el alumno que tiene diabetes. El plan de salud ayudará al maestro sustituto a saber cuáles son los síntomas y el tratamiento de una reacción a la insulina, si su hijo necesita un refrigerio y en dónde se guardan los suministros.
  • Detención después del horario escolar: Los niños diabéticos no deben ser discriminados ni tratados de manera diferente al resto de la clase. Sin embargo, si su hijo debe quedarse después del horario escolar (al mediodía o a la tarde) por más tiempo de lo habitual, se le debe pedir al maestro que le dé al niño un refrigerio adicional. La mayoría de los padres llevarán paquetes de galletas con queso, galletas con mantequilla de cacahuate o algún otro refrigerio similar para que el maestro tenga en el cajón. Este es un momento común del día en el que se producen picos de la insulina que se aplica a la mañana o a la tarde. Si no se come un refrigerio, es probable que se produzca una reacción a la insulina.
  • Privilegios para ir al baño: Si el nivel de azúcar en la sangre de su hijo es alto, deberá tomar más líquido y orinar más seguido. Es importante que el maestro le dé a su hijo privilegios para ir al baño. Si el maestro nota que el niño está yendo al baño muy seguido durante varios días, debe notificar a los padres. El endocrinólogo (profesional médico que trata la diabetes) podrá ajustar la dosis de insulina.

Resumido del libro “Understanding Diabetes” (Cómo comprender la diabetes), 10a Edición, por el Dr. H. Peter Chase (que puede conseguir llamando al 1-800-695-2873). Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-03-25
Last reviewed: 2011-06-06 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2011.4 Index
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.