crsheader Index English version Illustration Related Topics Thumbnail image of: Oído: ilustración Infección del oído (otitis media)

(Ear Infection)

¿Qué es una infección del oído?

Una infección del oído es una infección del oído medio (el espacio detrás del tímpano). Con frecuencia, es causada por bacterias. Generalmente, es una complicación del resfrío y comienza el tercer día del resfrío. Un resfrío bloquea el tubo que conecta el oído medio con la parte posterior de la garganta (la trompa de Eustaquio).

La mayoría de los niños tendrán al menos una infección de oído, y más de una cuarta parte de estos niños tendrá infecciones repetidas del oído. Los niños son más propensos a tener infecciones del oído entre los 6 meses y los 2 años de edad, pero sigue siendo una enfermedad común en la infancia hasta la edad de 8 años.

En el 5% al 10% de los niños, la presión en el oído medio hace que el tímpano se rompa y secrete un líquido de color amarillo o turbio. Este pequeño orificio generalmente sana en los días siguientes.

Si se realiza el siguiente tratamiento, su hijo debería estar bien. Los daños permanentes en el oído o la audición son muy raros.

¿Cuáles son los síntomas?

A su hijo le duele el oído porque los líquidos atrapados e infectados ejercen presión sobre el tímpano, lo que hace que se inflame. Otros síntomas son la irritabilidad y la falta de sueño. Algunos niños tienen problemas para escuchar. Otros, sienten mareos. Si el tímpano se rompe (se desgarra), el canal auditivo secretará un líquido turbio o pus.

¿Cómo puedo cuidar a mi hijo?

  • Antibióticos (es posible que para infecciones del oído leves no se necesiten antibióticos).

    Adminístrele a su hijo el antibiótico recetado por su profesional médico. Este medicamento eliminará las bacterias que causan la infección del oído.

    Trate de no olvidar ninguna dosis. Si su hijo va a la escuela o lo cuida una niñera, organice para que alguien le dé la dosis de la tarde. Si el medicamento es líquido, guarde el antibiótico en el refrigerador y use una cuchara de medir para asegurarse de que le dará la cantidad correcta a su hijo. Administre el medicamento hasta terminar la botella o las píldoras. (No guarde el antibiótico para la próxima enfermedad, ya que este perderá su efectividad). Aunque su hijo se sienta mejor en unos pocos días, dele el antibiótico hasta terminarlo. Administrar el medicamento hasta que se termine evita que la infección del oído vuelva a aparecer.

  • Analgésicos

    El paracetamol o el ibuprofeno se pueden utilizar para ayudar a aliviar el dolor de oído o la fiebre de 102°F (39°C) o más durante unos días hasta que el antibiótico surta efecto. Generalmente, estos medicamentos controlan el dolor en 1 a 2 horas. Los dolores de oído tienden a aumentar a la hora de dormir.

    Para ayudar a aliviar el dolor, puede colocar una compresa fría o hielo envuelto en un paño mojado sobre la oreja. Esto puede disminuir la hinchazón y la presión interna. En cambio, algunos profesionales médicos recomiendan una almohadilla térmica o un paño tibio y húmedo. No aplique el calor o el frío durante más de 20 minutos para evitar que se produzca congelación o quemaduras.

  • Restricciones

    Su hijo puede salir y no es necesario que se cubra las orejas. Su hijo puede nadar, siempre que no tenga perforado (desgarrado) el tímpano o secreción del oído. Los niños que tienen infecciones del oído pueden viajar en avión sin problemas si están tomando antibióticos. También puede darle una dosis de ibuprofeno 1 hora antes de que despegue el avión para tratar cualquier molestia que puedan tener. Durante el vuelo, la mayoría de los niños no tienen un aumento en el dolor de oído. Mientras se desciende en altitud durante un vuelo o un viaje desde las montañas, haga que su hijo beba líquidos, succione un chupete o car.

    Su hijo puede regresar a la escuela o guardería cuando se sienta mejor y ya no tenga fiebre. Las infecciones del oído no son contagiosas.

  • Revisión del oído

    Un profesional médico debe ver a su hijo en 2 a 3 semanas. En esa visita, le revisará el tímpano para asegurarse de que la infección ya se curó y que ya no es necesario seguir el tratamiento. Su profesional médico quizás desee revisar la audición de su hijo. Los exámenes de seguimiento son muy importantes, sobre todo si la infección ha causado una perforación en el tímpano.

¿Cómo puedo ayudar a evitar las infecciones del oído?

Si su hijo presenta infecciones del oído en repetidas ocasiones, es momento de ver cómo se pueden evitar algunas de ellas. Si alguno de los siguientes puntos se aplican a su hijo, intente utilizarlos o hablar con su profesional médico sobre ellos.

  • Proteja a su hijo del humo de tabaco de segunda mano. Ser fumador pasivo aumenta la frecuencia y la gravedad de las infecciones. Asegúrese de que nadie fume en su casa o en la guardería.
  • Reduzca la exposición de su hijo a los resfríos durante el primer año de vida. La mayoría de las infecciones del oído comienzan con un resfrío. Trate de evitar llevar a su hijo a las guarderías grandes durante el primer año, es mejor dejarlo con una niñera en su casa o en una guardería pequeña que esté en una casa.
  • Amamante a su bebé durante los primeros 6 a 12 meses de vida. Los anticuerpos de la leche materna reducen la tasa de infecciones del oído. Si está amamantando, siga haciéndolo. Si no amamanta a este bebé, considere hacerlo con el próximo.
  • Haga que su hijo reciba todas las vacunas recomendadas. La vacuna contra la gripe y la vacuna contra la neumonía neumocócica protegerán a su hijo de algunas infecciones del oído.
  • Evite apuntalar el biberón. Si alimenta a su bebé con biberón, sostenga a su bebé con la cabeza más arriba que el estómago. Alimentar a su bebé en la posición horizontal puede hacer que la leche de fórmula fluya en dirección inversa hacia la trompa de Eustaquio. Dejar que el bebé sostenga su biberón también puede hacer que la leche fluya hacia el oído medio.
  • Controle las alergias. Si su bebé tiene goteo nasal, el problema podría ser que tenga alergia a la leche. Esto es más probable si su hijo presenta otras alergias, como eczema.
  • Compruebe si su hijo ronca. Si su hijo pequeño ronca todas las noches o respira por la boca, puede tener adenoides grandes. Las adenoides grandes pueden causar infecciones del oído. Hable con su profesional médico sobre este tema.

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame INMEDIATAMENTE si:

  • Su hijo tiene el cuello rígido.
  • Su hijo comienza a mostrarse muy enfermo.

Llame durante el horario de atención si:

  • La fiebre o el dolor no desaparecen después de que su hijo ha tomado el antibiótico durante 48 horas.
  • Usted tiene otras preguntas o dudas.

Escrito por Barton D. Schmitt, MD, autor de “My Child Is Sick”, American Academy of Pediatrics Books. Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-08-08
Last reviewed: 2011-06-06 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2011.4 Index
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.