crsheader Index English version Medidas de primeros auxilios para emergencias

(First Aid Measures for Emergencies)

Las siguientes recomendaciones lo ayudarán a cuidar a su hijo en caso de emergencias menores y a prestar primeros auxilios a su hijo en caso de emergencias graves mientras espera asistencia médica. Además, tome un curso de primeros auxilios. No se puede aprender RCP (resucitación cardiopulmonar) solo leyendo.

  1. Mordeduras de animales

    Lave inmediatamente la mordedura con abundante jabón y agua durante 10 minutos para evitar infecciones en la herida. Llame a su profesional médico para todas las mordeduras de animales. La mayoría de las mordeduras de animales necesita tratamiento en un departamento de emergencias.

  2. Picaduras de abeja (Nota: Las avispas tipo chaqueta amarilla y las avispas no dejan aguijón).

    Retire con cuidado el aguijón raspándolo hacia afuera sin apretar. Utilice el borde de un cuchillo o una tarjeta de crédito. Luego, coloque unas gotas de agua en el área de la picadura, rocíe ablandador de carne y masajee la solución en la piel durante 10 minutos. No utilice el ablandador de carne cerca de los ojos. Colocar hielo en el área también aliviará el dolor.

    Llame al profesional médico de su hijo si desarrolla urticaria o tiene problemas para respirar.

  3. Picaduras de garrapata

    La forma más sencilla y rápida de sacar una garrapata es jalándola. Utilice pinzas para agarrar la garrapata tan cerca de la piel como le sea posible. Tire de forma uniforme hacia arriba hasta que la garrapata se desprenda. No apriete la garrapata o las pinzas tanto como para aplastar la garrapata.

    Si no tiene pinzas, jale la garrapata de la misma manera con los dedos. Si quita el cuerpo pero deja la cabeza en la piel, retire la cabeza con una aguja estéril (de la misma manera en que quitaría una astilla). Después de quitar la garrapata, lávese las manos y lave bien el área de la picadura con agua y jabón. Coloque un ungüento con antibióticos una vez.

    Las garrapatas incrustadas no se despegan cuando se las cubre con vaselina, esmalte de uñas o se las frota alcohol. Tampoco funciona acercarles un fósforo encendido. Si no puede retirar completamente la garrapata, llame al profesional médico de su hijo.

  4. Sangrado grave

    Determine si hay una arteria o vena cortada. Cuando una arteria se corta, la sangre brota o sale de la herida con cada latido del corazón. Llame al 911 de inmediato. Cuando una vena principal se corta, la sangre sale de la herida a un ritmo constante.

    Si una arteria se corta, coloque varios vendajes estériles o con un paño limpio (toallas, sábanas o camisas) sobre la herida y aplique presión directa sobre la herida de inmediato. Para el sangrado arterial, la presión debe ser fuerte y continua; a menudo, se aplica con la palma de la mano. Actúe con rapidez, ya que la pérdida de sangre puede causar un shock.

    Si una vena se corta, coloque varios vendajes estériles o el primer paño limpio que tenga a mano (toallas, sábanas o camisas) sobre la herida y aplique presión directa sobre la herida. Después de unos 10 minutos de presión, los vendajes con frecuencia se pueden dejar en su lugar hasta que el niño llegue a una sala de emergencias.

  5. Falta de respiración

    Llame al escuadrón de rescate (911) y comience la resucitación boca a boca, también llamada respiración de rescate.

  6. Quemaduras

    Sumerja inmediatamente la quemadura en agua fría del grifo durante al menos 5 minutos. Si esto no es posible (por ejemplo, si la quemadura se encuentra en la cara y el tronco), aplique paños humedecidos con agua fría o vierta una olla de agua fría del grifo sobre la quemadura. No use hielo. El agua fría reducirá la profundidad de la quemadura y aliviará el dolor.

    No coloque mantequilla o ungüento para quemaduras en la quemadura. No reviente las ampollas.

    Después de haber enfriado la quemadura, cúbrala con un vendaje de tela o gasa limpias para reducir el dolor; luego, llame al profesional médico de su hijo para obtener instrucciones adicionales.

  7. Asfixia

    La mayoría de los niños de vez en cuando se ahogan con líquidos que bajan por la tráquea en vez de hacerlo por el esófago. El reflejo de la tos de su hijo despejará la tráquea del líquido dentro de los 10 a 30 segundos. Lo mejor es no hacer nada, salvo tranquilizar a su hijo.

    A veces, un niño pequeño puede ahogarse de repente con un cacahuate, una zanahoria cruda u otro alimento. Si su hijo tose y puede respirar, aliéntelo a expulsar el material por sí mismo.

    Si su hijo no puede respirar, toser o emitir sonidos, presione el abdomen alto. Tome a su hijo por detrás, justo debajo de las costillas inferiores pero arriba del ombligo, en forma de abrazo de oso. Realice un movimiento brusco y hacia arriba en un ángulo de 45 grados para tratar de expulsar todo el aire del pecho y extraer el objeto alojado en la tráquea. Repita esta presión abdominal hacia arriba 10 veces en una secuencia rápida. Si su hijo es demasiado pesado para que lo levante con sus brazos, recuéstelo de espaldas en el piso. Coloque sus manos a ambos lados de su abdomen, justo debajo de las costillas, y aplique fuertes movimientos de presión repentina hacia arriba.

    Su hijo es menor de 1 año de edad, aplique golpes en la espalda en primer lugar. Sobre sus rodillas, coloque a su hijo boca abajo en un ángulo de 60 grados. (La gravedad puede ayudar a expulsar el objeto). Aplique 5 golpes firmes con la palma de su mano en la zona entre los omóplatos de su hijo. Si esto no funciona, tienda a su hijo de espaldas y aplique 5 compresiones torácicas rápidas sobre el esternón inferior (hueso del pecho) con dos dedos. Si su hijo sigue sin respirar, comience la resucitación boca a boca y llame al escuadrón de rescate (911).

  8. Convulsiones con fiebre

    Coloque a su hijo en el piso o suelo, en un área segura. No intente abrir la boca de su hijo o colocar un objeto entre los dientes. No intente impedir los movimientos del niño. Si su hijo comienza a vomitar, colóquelo de lado o boca abajo. Si su respiración se torna ruidosa, colóquele la mandíbula y el mentón hacia adelante colocando un dedo detrás de la esquina de la mandíbula, en cada lado.

    Bajar la fiebre de su hijo lo antes posible puede acortar la duración de la convulsión. Retire la mayoría de la ropa de su hijo, y colóquele paños humedecidos con agua fría en la frente y el cuello. Pásele una esponja humedecida con agua fría por el cuerpo. (No use alcohol de fricciones). A medida que el agua se evapore, comenzará a disminuir la temperatura de su hijo.

    Cuando la convulsión haya pasado y el niño esté consciente, dele una dosis adecuada de paracetamol o ibuprofeno y aliéntelo a beber líquidos fríos. Si la convulsión dura más de 10 minutos, llame al 911. Pídale a alguien que llame al profesional médico de su hijo.

  9. Ahogo

    Comience la respiración boca a boca tan pronto como sea posible, en un bote, o, a más tardar, cuando el socorrista llegue a aguas poco profundas. Llame al 911. Continúe con la respiración de rescate hasta que el niño llegue a un centro médico. Algunos niños han sobrevivido inmersiones largas, especialmente en agua fría.

    Si existe alguna posibilidad de una lesión en el cuello (por ejemplo, un accidente de buceo), proteja el cuello de cualquier flexión o torsión.

  10. Ingreso de productos químicos en los ojos

    La mayoría de los productos químicos, como el alcohol o los hidrocarburos (por ejemplo, gasolina o líquido para encendedores) solo causan un ardor e irritación temporal. Sin embargo, las salpicaduras de ácidos y álcalis, como los limpiadores de desagües o limpiadores de inodoros o pueden dañar gravemente la córnea. Cuando un producto químico salpica accidentalmente en los ojos de su hijo, trátelo como una emergencia hasta que su profesional médico o un experto de un Centro de Control de Envenenamientos le indique lo contrario.

    Limpiar los ojos de forma inmediata y cuidadosa con agua del grifo es esencial para evitar daños en la córnea. Sostenga la cara de su hijo hacia arriba mientras deja que corra suavemente agua del grifo. O bien, deje que su hijo se recueste mientras continúa vertiendo agua tibia en el ojo con una jarra o un vaso. Es muy importante tratar de mantener los párpados de su hijo abiertos durante este proceso. Para la mayoría de los productos químicos, debe enjuagar el ojo durante 5 minutos; por los ácidos, enjuague durante 10 minutos; para los álcalis, enjuague durante 20 minutos. Luego, llame a su profesional médico.

  11. Partícula extraña en el ojo

    Si la partícula se encuentra en la esquina del ojo de su hijo, intente extraerla con la punta de un paño limpio o un hisopo humedecido. Si la partícula se encuentra debajo del párpado de su hijo, intente retirarla abriendo y cerrando el ojo varias veces mientras el ojo se encuentra sumergido en un vaso de agua. Si el objeto permanece en la párpado y puede verlo, intente extraerlo con un hisopo humedecido. Si no puede ver la partícula, intente enjuagar el ojo con agua. Si no puede retirar la partícula, llame al profesional médico de su hijo.

  12. Sospecha de fractura

    Si cree que su hijo se ha roto un hueso, llévelo para que le realicen un examen médico y una radiografía. No deje que su hijo aplique peso o presión sobre el hueso. Coloque un cabestrillo en la posible fractura antes de mover a su hijo para que los bordes de la fractura no dañen los vasos sanguíneos.

    • Hombro o brazo: Use un cabestrillo hecho con un trozo triangular de tela para sostener el antebrazo en un ángulo de 80° a 90° de la parte superior del brazo. Si no puede hacer un cabestrillo, al menos sostenga la parte lesionada con la otra mano.
    • Pierna: Después de colocar una toalla entre las piernas para acolchar, use la pierna no lesionada para inmovilizar uniendo los muslos y las piernas con correas. Si no puede hacer esto, al menos cargue a su hijo y no permita que coloque ningún tipo de peso sobre la pierna lesionada.
    • Cuello: Proteja el cuello de flexiones o torsiones. No mueva a su hijo hasta que se le haya colocado un cuello ortopédico o una camilla rígida. Llame al escuadrón de rescate (911) para solicitar transporte.
  13. Rodilla o tobillo distendido

    Recuerde la sigla RICE para el tratamiento de la mayoría de las lesiones deportivas: descanso, hielo, compresión y elevación.

    Aplique compresión continua envolviendo una venda elástica en la rodilla o el tobillo. Si se siente entumecimiento, hormigueo o mayor dolor significa que la venda está demasiado ajustada. Deje la venda puesta entre 24 y 48 horas.

    Coloque una compresa fría o una bolsa plástica con hielo picado en el tobillo o la rodilla. Haga esto durante 20 minutos cada hora las primeras 4 horas después de la lesión. El hielo y la compresión reduce el sangrado, la hinchazón y el dolor.

    Mantenga la rodilla o el tobillo lesionados en una posición elevada y de descanso durante 24 horas. Para aliviar el dolor, administre paracetamol o ibuprofeno, según sea necesario.

    Llame al profesional médico de su hijo para obtener más instrucciones.

  14. Envenenamiento

    Si su hijo ha ingerido algo venenoso, retire, en primer lugar, las pastillas o veneno sólido de la boca de su hijo con el dedo. Si su hijo ingirió una sustancia química, dele inmediatamente un vaso de agua o leche para limpiar el esófago y evitar lesiones. Si su hijo ingirió un medicamento, no es necesario limpiar el esófago. Llame a la línea directa del Centro Nacional de Envenenamiento al 1-800-222-1222 para solicitar recomendaciones. No induzca el vómito.

  15. Sangrado nasal

    Apriete las partes blandas de la nariz contra la pared central durante 10 minutos. Dígale a su hijo que respire por la boca. Si el sangrado continúa mientras aprieta la nariz, es posible que no esté presionando en el lugar correcto.

    Si el sangrado no se detiene después de 10 minutos, coloque una gasa empapada en vaselina o vaselina a base de agua K-Y en el orificio nasal. Vuelva a apretar durante 10 minutos.

    Si el sangrado continúa, llame al profesional médico de su hijo pero, mientras tanto, siga ejerciendo presión.

  16. Lesiones en la piel

    Llame al profesional médico de su hijo inmediatamente si tiene algún problema para detener el sangrado, si la herida fue causada por un objeto sucio, si hay alguna posibilidad de que haya un cuerpo extraño en la herida o si la piel se separa y se necesita sutura.

    • Raspaduras o cortes superficiales

      Lave las abrasiones o cortes superficiales con agua y jabón durante 5 minutos, luego, enjuague bien. Coloque un ungüento con antibióticos y una curita o un vendaje con gasas estériles y cámbielo a diario.

    • Heridas por punción (como las causadas por pisar un clavo)

      Remoje el área en agua caliente y enjabone durante 15 minutos. Intente que la herida por punción sangre un poco más. Si existe alguna posibilidad de que un objeto se haya roto dentro de la herida por punción o si su hijo no ha recibido un refuerzo contra el tétanos en los últimos 5 años, llame al profesional médico de su hijo.

    • Hematomas

      Coloque una compresa fría o una bolsa de hielo en el hematoma durante 20 minutos. No debería ser necesario ningún otro tratamiento.

    • Astillas y esquirlas

      La mayoría de las astillas pueden extraerse con una aguja y pinzas. Antes de utilizarlos, esterilice la aguja y las pinzas con alcohol. También limpie la piel alrededor de la astilla con alcohol antes de intentar extraerla. Tome la astilla firmemente con las pinzas y jálela hacia afuera en el mismo ángulo en que entró. Llame al profesional médico de su hijo si no puede retirar la astilla.

  17. Lesiones en la cabeza
    • Observación y descanso

      Observe cuidadosamente a su hijo las primeras 2 horas después de la lesión. Aliente a su hijo a que se recueste y descanse. No hay problema si su hijo quiere dormir. No es necesario tratar de mantenerlo despierto continuamente. Haga que su hijo duerma cerca de usted para poder controlarlo periódicamente. Llame a su profesional médico inmediatamente si cree que su hijo no se comporta normalmente (por ejemplo, si desarrolla síntomas como confusión o dificultad para caminar).

    • Dieta

      Dele a su hijo solo líquidos claros (a través de los que se puede ver) y ningún alimento sólido hasta que haya pasado 6 horas sin vomitar. Los vómitos son comunes después de la lesiones en la cabeza.

    • Medicamentos para el dolor

      Dele a su hijo paracetamol o ibuprofeno para el dolor de cabeza u otro dolor. (Excepción: evite los medicamentos hasta que su hijo haya pasado 2 horas sin vomitar desde el momento de la lesión).

    • Precauciones especiales y despertar
      • A pesar de que su hijo esté probablemente bien, obsérvelo cuidadosamente durante las 48 horas después de la lesión. Duerma en la misma habitación con su hijo durante las 2 primeras noches después de la lesión. De esa forma, usted estará cerca si desarrolla algún síntoma. Despertarlo para comprobar la capacidad de caminar y hablar es opcional, salvo que su patrón de sueño o de respiración se vuelva anormal.
      • No es necesario revisarle las pupilas. Algunos profesionales médicos pueden pedirle que revise las pupilas de su hijo (el centro negro de los ojos) para asegurarse de que sean iguales en tamaño y que se vuelvan más pequeñas cuando se les acerque la luz de una linterna. Las pupilas desiguales nunca se ven antes que otros síntomas como la confusión y la inestabilidad al caminar. En general, la revisión de pupilas solo es necesaria para un niño hospitalizado por una lesión en la cabeza grave.

Escrito por Barton D. Schmitt, MD, autor de “My Child Is Sick”, American Academy of Pediatrics Books. Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-07-28
Last reviewed: 2011-06-06 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2011.4 Index
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.