crsheader Index English version Related Topics Diabetes y ejercicios: Cómo prevenir el bajo nivel de azúcar en la sangre

(Diabetes and Exercise: Preventing Low Blood Sugar)

Los niveles de azúcar en la sangre pueden subir y bajar cuando su hijo hace ejercicios. Esto puede ser frustrante. Pero es importante hacer ejercicio para ayudar a mantener el corazón y los vasos sanguíneos saludables. Usted y su hijo pueden evitar problemas si se mantiene un buen registro de ejercicio y nivel de azúcar en la sangre.

¿Cómo afecta el ejercicio los niveles de azúcar en la sangre?

Generalmente, el ejercicio ayuda a bajar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. La insulina es más efectiva durante y después del ejercicio. La investigación ha demostrado que después de 1 hora de ejercicios por la tarde, los niveles de azúcar en la sangre se mantendrán más bajos hasta la mañana siguiente. El cuerpo es más sensible a la insulina y la insulina se puede funcionar más eficientemente. Esto significa que se necesita una dosis diaria más baja. El ejercicio puede ser una forma muy buena de bajar el nivel de azúcar en la sangre (siempre y cuando no haya cetonas presentes).

A veces, los niveles de azúcar en la sangre suben cuando se hacen ejercicios. Esto puede deberse a que hijo está muy emocionado y libera una hormona llamada adrenalina. Esto es normal si usted tiene o no diabetes. La adrenalina hace que se libere azúcar almacenada en los músculos y el hígado, y aumenta el nivel de azúcar en la sangre por un tiempo. Esto sucede generalmente en la primera hora de realizar ejercicios.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir las reacciones causadas por el nivel bajo nivel de azúcar en la sangre durante el ejercicio?

Controle los niveles de azúcar en la sangre antes, durante y después del ejercicio.

La mejor forma de saber cómo los ejercicios afectan a su hijo es controlar los niveles de azúcar en la sangre antes, durante y después del ejercicio. Si el nivel de azúcar en la sangre cae durante o después del ejercicio, su hijo necesita comer refrigerios adicionales. Cuando esto sucede, mida el nivel de azúcar en la sangre de su hijo cada 15 minutos hasta que el nivel de azúcar en sangre llegue a un intervalo normal.

Es importante mantener buenos registros. De esta manera, un ejercicio similar realizado a la misma hora del día con un nivel inicial de azúcar en la sangre similar lo ayudará a saber cómo ajustar la insulina y los refrigerios.

Coma antes de realizar ejercicios a un nivel intenso.

Si su hijo va a ejercitarse cerca de la hora de comer, debe comer primero. Lo mejor es ingerir una comida o refrigerio con carbohidratos 1 a 3 horas antes de ejercitarse.

  • Los líquidos se absorben más rápidamente. Por lo general, previenen las reacciones causadas por el nivel bajo de azúcar en la sangre durante los siguientes 30 a 60 minutos.
  • Los alimentos sólidos se digieren más lentamente. Generalmente, mantienen el nivel de azúcar en la sangre alto durante al menos 2 a 3 horas.

Tenga a mano refrigerios adicionales durante el ejercicio.

Su hijo siempre debe tener una fuente de azúcar a mano.

  • Cosa bolsillos en pantalones cortos de baloncesto, pantalones de jogging y otras prendas de vestir para guardar un paquete de azúcar, un terrón de azúcar o una tableta de glucosa en caso de emergencia. También es una buena opción colocar las billeteras para corredores en los zapatos.
  • Tenga un emparedado u otro refrigerio a mano, ya que un paquete de azúcar puede durar solo unos minutos.
  • Es útil que el entrenador o docente tenga un tubo de glucosa instantánea o alguna otra fuente de azúcar de emergencia.

No siempre es fácil adivinar la cantidad de un refrigerio necesario para cada actividad. Si el ejercicio se realiza dentro de la hora después de una comida, su hijo puede no necesitar un refrigerio adicional. Si su hijo no está en buena forma física, el nivel de azúcar en la sangre puede caer más rápido que el de un niño que está en buena forma física. Realice un seguimiento del nivel de azúcar en la sangre para averiguar cuál es el refrigerio correcto para su hijo. El nivel de azúcar en la sangre está.

  • por debajo de 90 mg/dl y sigue cayendo, su hijo puede necesitar calorías adicionales.
  • 90 a 270 mg/dl, es posible que no necesite calorías adicionales. Depende de cuánto tiempo ejercite su hijo y cómo el ejercicio afecte el nivel de azúcar en la sangre de su hijo.
  • más de 270 mg/dl y tiene cetonas en la sangre (más de 0,5 mmol/L), es mejor retrasar los ejercicios hasta que los niveles vuelvan a la normalidad.

El tipo de refrigerio depende del tiempo que se espera que dure la actividad.

  • Los refrigerios como la leche o el jugo se utilizan para actividades a corto plazo (30 a 60 minutos). Estos refrigerios son carbohidratos que se absorben rápidamente. Agregue más alimentos, como galletas o pan, si la actividad va a durar más tiempo.
  • Los refrigerios que incluyan proteínas y grasas, junto con carbohidratos, son buenos para actividades a largo plazo. Podría ser un emparedado de queso o carne con un vaso de jugo.

Es una buena idea llevar paquetes de queso y galletas en la guantera de su automóvil para que su hijo coma antes o después de una actividad. Esto es muy importante si la distancia es mucha entre el hogar y el lugar de la actividad.

Es una buena idea controlar el nivel de azúcar en la sangre después de la actividad para ayudar a decidir lo que va a utilizar para una merienda la próxima vez.

También es importante llevar agua adicional, especialmente cuando hace calor. Una regla general es tomar 8 onzas (237 ml) de líquido cada 30 minutos de actividad intensa. Los líquidos como la leche, Gatorade y los jugos de frutas ayudan a reemplazar el agua, sales y carbohidratos.

Reduzca la dosis de insulina.

Antes de realizar una actividad por primera vez, pregúntele a su profesional médico especializado en diabetes qué cambios pueden ser necesarios en la dosis de insulina. La dosis de insulina es fácil de disminuir si usted sabe qué insulina tendrá su principal efecto durante el momento de ejercicio. Su hijo debe reducir la insulina más activa durante el período de ejercicio intenso. Las personas reducen la insulina en diferentes cantidades.

Si tiene previsto realizar ejercicio adicional por la mañana, puede reducir u omitir la insulina regular, Hmalog, NovoLog, Apidra por la mañana. Si tiene previsto realizar ejercicio durante la tarde, puede reducir la insulina de la mañana en un 10% a un 50%. Generalmente, la insulina NPH no se omite totalmente. La insulina de acción rápida en la cena se puede reducir a unas pocas unidades, cuando se va a realizar ejercicio intenso después de la cena.

Por ejemplo: Si su hijo recibe 30 unidades de insulina NPH por la mañana y tiene un partido de fútbol en la tarde, es posible reducir la dosis en un 10% a 20% (3 a 6 unidades). Luego, recibiría 24 a 27 unidades de insulina NPH.

Si se planea realizar ejercicio intenso durante todo el día, la NPH, Lantus o Levemir de la mañana, y las insulinas de acción rápida pueden reducirse. También puede ser necesario reducir la dosis de insulina de la noche para evitar un retraso en la reacción del nivel bajo de azúcar en la sangre.

Si se planea realizar ejercicio intenso durante la noche, la insulina de acción rápida o insulina regular para la cena se puede reducir u omitir. Si su hijo se queda hasta más tarde de lo habitual para una fiesta de pijamas en casa de unos amigos, la NPH, Levemir o Lantus de la noche puede reducirse. La mayor actividad y entusiasmo queman más azúcar y puede necesitar menos insulina.

La reducción de la dosis de insulina con el ejercicio es más fácil cuando el niño utiliza una bomba de insulina. La dosis de insulina basal se puede reducir, o si el ejercicio es intenso, se puede quitar la bomba. Una nueva reducción de 9 p. m. a 3 a. m. puede ayudar a prevenir la hipoglucemia tardía.

Puede que tenga que intentarlo varias veces antes de encontrar la mejor manera de reducir la insulina para las actividades de su hijo. Mantenga registros detallados y analícelos en las visitas clínicas. Realizar pruebas del nivel de azúcar en la sangre antes y después del ejercicio puede ayudarlo a tomar decisiones.

Cambie el lugar de la inyección.

El lugar donde inyecte la insulina puede ayudar a prevenir el bajo nivel de azúcar en la sangre. El ejercicio aumenta el flujo de sangre en la parte del cuerpo que se está moviendo. El aumento en el flujo sanguíneo consume más insulina.

  • Si inyecta insulina en un brazo o una pierna que se utilizará intensamente durante el ejercicio, el cuerpo de su hijo puede absorber el exceso de insulina demasiado rápido. Si su hijo va a correr, no inyecte la insulina en la pierna. Si su hijo va a jugar tenis, no inyecte la insulina en el brazo con el que juega.
  • El abdomen es un buen lugar para casi todos los días de ejercicio.

La temperatura puede marcar una diferencia.

  • Las altas temperaturas tienden a esparcir la insulina más rápidamente a través del cuerpo. Si las actividades deportivas se realizan al aire libre en un día caluroso, puede haber un riesgo más alto de nivel bajo de azúcar en la sangre.
  • Las bajas temperaturas tienden a disminuir la absorción de la insulina. Tenga esto en cuenta si su hijo hace ejercicio al aire libre en un día frío.
  • Los resultados de los medidores de glucosa en la sangre pueden no ser precisos en temperaturas extremas.
  • Si su hijo se ejercita a gran altitudes, los síntomas del nivel bajo de azúcar en la sangre pueden confundirse con los del mal de altura.

Asegúrese de que los demás estén al tanto de esto.

Es importante que los entrenadores y compañeros de equipo sepan acerca de la diabetes de su hijo. Un líder de equipo puede llevar refrigerios con azúcar adicionales. Ayuda que el entrenador sepa acerca de la diabetes y conozca los síntomas y el tratamiento del nivel bajo de azúcar en la sangre. El entrenador debe saber que si un niño tiene nivel bajo de azúcar en la sangre durante un evento deportivo, el niño necesita descansar por lo menos 10 minutos para permitir el aumento del nivel de azúcar en la sangre. Su hijo debe llevar algún tipo de identificación que indique que es diabético (por ejemplo, una pulsera de alerta médica).

¿Qué es la hipoglucemia tardía?

La hipoglucemia tardía significa que su hijo tiene un bajo nivel de azúcar en la sangre varias horas después de haber hecho ejercicio. Puede ocurrir de 3 a 4 horas o hasta 12 horas después de haber hecho ejercicio. Esto a veces puede causar una reacción a la insulina en la mitad de la noche. Puede ocurrir porque el exceso de azúcar en la sangre vuelve a depositarse en el músculo. Los cambios hormonales con el sueño (por ejemplo, los niveles de adrenalina más bajos) también pueden causar la reacción tardía. Es mejor prevenir esto:

  • Comiendo carbohidratos adicionales en la siguiente comida o refrigerio (incluso cuando el nivel de azúcar en la sangre esté por encima del intervalo).
  • Comiendo un bocadillo de larga duración (como carbohidratos sólido, proteínas y grasas) a la hora de dormir.
  • Reduciendo la dosis de insulina.

Si su hijo tiene este problema, hable con su profesional médico.

Abstracted from the book, “Understanding Diabetes,” 11th Edition, by H. Peter Chase, MD (available by calling 1-800-695-2873). Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-07-28
Last reviewed: 2011-05-10 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2011.4 Index
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.