crsheader Index English version Fractura de rodilla

(Broken Knee)

¿Qué es una fractura de rodilla?

Los huesos de la articulación de la rodilla son el hueso del muslo (fémur), los huesos de la parte inferior de la pierna (tibia y peroné) y la rótula. Cuando uno de huesos que componen la articulación de la rodilla se fractura o se quiebra, esto se llama fractura o quebradura de rodilla. Por lo general, estos huesos se lesionan por un golpe directo en la rodilla o por una torcedura. Ocasionalmente, los huesos lesionados también se desalinean con respecto a los demás huesos de la articulación. Esto se llama luxación.

Los huesos de los niños son muy diferentes de los huesos de los adultos. En primer lugar, los huesos de los niños son más flexibles. A veces, los huesos se rajan como la rama verde de un árbol vivo en lugar de partirse como una rama seca. Otras veces, los huesos simplemente se doblan un poco. Cuando esto sucede, el hueso está quebrado, pero no hay una línea clara de fractura, sino solamente un área levemente elevada en la parte externa del hueso. La segunda diferencia importante es que los huesos de los niños todavía están en desarrollo. Los huesos crecen desde un área cercana a sus extremos que se llama cartílago de crecimiento. A veces, las fracturas se producen dentro del cartílago de crecimiento y puede ser difícil verlas en una radiografía. Las fracturas de esta área pueden afectar al crecimiento del hueso, y es posible que se necesiten radiografías especiales y otras pruebas.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden incluir:

  • dolor intenso;
  • incapacidad para cargar peso sobre la pierna;
  • hinchazón;
  • dificultad para doblar la rodilla;
  • sensación de chirrido cuando se mueve la pierna fracturada y los huesos quebrados rechinan entre sí;
  • espasmos musculares;
  • deformidad evidente de la rodilla;

¿Cómo se diagnostica?

Después de hablar de la lesión con usted y su hijo, su profesional médico examinará la rodilla. Se toma una radiografía para ver si la rodilla está quebrada o luxada.

¿Cómo se trata?

Por lo general, cuando un hueso se quiebra, hay mucha hinchazón. Si se coloca un yeso mientras la rodilla todavía está hinchada, podría haber problemas con el flujo de sangre hacia la pierna. Por esa razón, generalmente se coloca una férula en la pierna durante los primeros días y luego se pone un yeso. Otras veces, se coloca un yeso, pero se le cortan los laterales para permitir que la rodilla se expanda.

El tratamiento depende de la gravedad de la lesión. Si solamente hay una fisura del hueso, es posible que el único tratamiento necesario sea un yeso para proteger el hueso mientras se consolida. Otras veces, es necesario volver a alinear los huesos. Para ello, se tira de los huesos y se vuelven a poner en su lugar. Si se necesita realizar este procedimiento, antes de mover los huesos se le administrará a su hijo un analgésico fuerte.

Si la rodilla de su hijo tiene una fractura grave o si no pueden alinearse los huesos con un yeso, tal vez se necesite cirugía. Es posible que para mantener los huesos unidos, se necesiten alambres, clavos, tornillos, placas metálicas y varas. Los vasos sanguíneos del área de la rodilla también pueden lesionarse junto con los huesos. A veces, se realizan pruebas especiales para asegurarse de que no haya lesiones graves en los vasos.

Es posible que su hijo deba usar muletas durante varias semanas.

¿Cómo puedo ayudar en el cuidado de mi hijo?

Para reducir la hinchazón, mantenga la rodilla lesionada levantada sobre almohadas cuando su hijo esté descansando. Además, los primeros días ayudará poner bolsas de hielo sobre el yeso durante 20 a 30 minutos cada 3 ó 4 horas.

La mayoría de los materiales del yeso no están fabricados para que se mojen. Si su hijo necesita un yeso que pueda mojarse, consulte a su profesional médico si puede usarse un yeso impermeable.

No deje que su hijo se rasque alrededor del yeso ni que introduzca cosas por debajo, ya que puede causar una infección.

¿Cuánto tiempo durarán los efectos?

Los niños tienden a cicatrizar más rápido que los adultos, pero el tiempo de cicatrización depende del niño y de la gravedad de la lesión. Por regla general, la mayoría de las fracturas en los niños se consolidan en 4 a 6 semanas. Su profesional médico quizás repita las radiografías para controlar el ritmo de la consolidación 2 o 3 semanas después de la lesión. Si los huesos se están consolidando bien, su hijo podrá cargar peso sobre la pierna en unas semanas.

Después de que le quiten el yeso, es posible que su hijo necesite hacer ejercicios de rehabilitación. En general, los preadolescentes son tan activos que recuperan la fuerza y la flexibilidad sin fisioterapia.

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame inmediatamente si:

  • Su hijo tiene más dolor, enrojecimiento, temperatura o hinchazón.
  • Su hijo tiene pérdida de sensibilidad en la rodilla, la pierna o el pie.
  • La pierna debajo del yeso tiene un aspecto pálido, azulado o está fría.

Escrito por Tom Richards, MD. Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-03-25
Last reviewed: 2009-12-28 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2011.4 Index
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.