crsheader Index English version Alergia a la leche de vaca

(Cow’s Milk Allergy)

¿Qué es la alergia a la leche?

La alergia a la leche es una reacción del sistema inmune de su hijo a las proteínas de la leche. Nuestros sistemas inmunes responden normalmente a bacterias o virus que atacan el cuerpo. La alergia a un alimento ocurre cuando el sistema inmune del cuerpo cree por error que una sustancia inofensiva (como una proteína de la leche) es peligrosa. Para proteger el cuerpo, el sistema inmune crea substancias llamadas anticuerpos para combatir esta comida. La próxima vez que coma esa comida en particular, su sistema inmune liberará una gran cantidad de productos químicos, como histaminas, para proteger el cuerpo. Esto es lo que causa los síntomas de la alergia.

La proteína principal de la leche se llama caseína. Se encuentra en la parte sólida de la leche (cuajada) cuando se pone rancia. El suero, que es el líquido que queda cuando se elimina la cuajada, contiene el resto de las proteínas. Su hijo puede ser alérgico a las proteínas en la cuajada, el suero o ambos.

En niños muy pequeños, la leche de vaca es la causa principal de reacciones alérgicas. La leche es uno de los 8 alimentos responsables por la mayoría de las alergias a los alimentos en los niños. Las otras comidas son los huevos, soya, cacahuates, frutos secos (como por ejemplo nueces y frutos secos), trigo, pescado y mariscos. La mayoría de los niños dejan de tener alergia a la leche a los 2 ó 3 años de edad.

Si cree que su hijo es alérgico a la leche, los productos lácteos o cualquier otra comida, es importante que reciba un diagnóstico de su profesional médico o alergista.

¿Cuáles son los síntomas de una reacción alérgica a la leche?

Las alergias a la leche se descubren típicamente muy temprano, cuando alimenta a su bebé con fórmula o leche materna. Si la madre toma leche de vaca, la proteína de la leche también aparece en la leche materna. Los síntomas de la alergia a la leche en su bebé dependerán de si tiene una reacción de efecto lento o efecto rápido. La reacción lenta es la más común y los síntomas van apareciendo con el tiempo.

Síntomas que ocurren lentamente (de varias horas a días):

  • Heces sueltas (que a veces contienen estrías de sangre y/o mucosa)
  • Diarrea, calambre abdominal
  • Tos intermitente, sibilancia, corredera de nariz o infección de los senos nasales
  • Sarpullido en la piel
  • Poco aumento de peso y/o altura (retraso en el crecimiento).

Los síntomas que ocurren rápidamente (de segundos a horas) pueden ser:

  • Sibilancia
  • Vómitos
  • Reacción en la piel (urticarias).

La alergia a la leche no es lo mismo que la intolerancia a la lactosa. La intolerancia a la lactosa afecta solamente el sistema digestivo. Causa síntomas como hinchazón, gas y diarrea.

Si bien es raro, es posible que tenga una reacción alérgica llamada shock anafiláctico. Ésta es una reacción súbita, severa y puede abarcar todo el cuerpo. Puede causar inflamación en la boca y la garganta, presión sanguínea peligrosamente baja y problemas para respirar. Este tipo de reacción es una emergencia médica. Se trata con epinefrina (un medicamento que se da con una inyección). En general, los padres o cuidadores de niños con reacciones alérgicas severas tienen sus propios kits con inyecciones en caso de emergencia.

¿Cuáles son las mejores fórmulas para mi bebé?

Los pediatras en general recomiendan fórmulas a base de soya. EEstas fórmulas contienen proteínas de soja y la mayoría agrega vitaminas y minerales. La fórmula con soya ayuda a alrededor de la mitad de los bebés que son alérgicos a la leche. Si la fórmula de soya no ayuda con los síntomas de su hijo, el próximo paso es darle una fórmula “hipoalergénica”. Hay dos tipos de fórmulas hipoalargénicas:

  • Fórmulas extensamente hidrolizadas: Las proteínas en estas fórmulas están ya descompuestas para que se puedan digerir más fácilmente y tengan menos probabilidad de causar una reacción. Algunos ejemplos son Nutramigen con Enflora LGG, Pregestimil LIPIL y Similac Expert Care Alimentum. Las fórmulas parcialmente hidrolizadas no son un buen sustituto.
  • Fórmulas elementales: Las proteínas en estas fórmulas están en su forma más sencilla y se usan cuando la fórmula hidrolizada sigue causando síntomas. Las fórmulas elementales incluyen Neocate, Elecare y Nutramigen AA LIPIL.

¿Puedo seguir amamantando?

A veces se recomienda que siga amamantando a un bebé que tiene una alergia a la leche. Si le diagnostican a su bebé una alergia a la leche, debería evitar los productos lácteos en su propia dieta. Siga tomando vitaminas prenatales y comiendo comidas con mucho calcio y vitamina D. Consulte con su profesional médico sobre este tema.

¿Cómo afectará la dieta de mi niño mayor?

El único tratamiento para un niño con alergia a la leche es evitar por completo la leche y los productos lácteos. Muchos alimentos procesados y comidas de restaurante contienen leche o productos de la leche. Tendrá que cambiar la manera en que hace las compras y prepara comidas. El primer paso es aprender a leer las etiquetas y familiarizarse con los ingredientes que contienen leche o productos lácteos. Si no está segura, pregunte qué ingredientes tiene una comida. Estudie las siguientes listas para saber qué alimentos o ingredientes tiene que evitar.

Alimentos e ingredientes que contienen leche:

  • Leche (incluyendo leche de otros animales, como cabras)
  • Yogur
  • Queso
  • Requesón
  • Half & Half (mezcla de leche y crema de leche)
  • Crema
  • Crema agria y sólidos agrios
  • Caseína
  • Productos con suero de la leche
  • Mantequilla, nata, aceite de mantequilla, sabor natural de mantequilla, sólido de mantequilla
  • Sabor artificial a mantequilla
  • Ingredientes que contienen el término “lact”, como lactosa, lactata, lactalbúmina y ácido láctico
  • Chocolate
  • Flan
  • Ghi (mantequilla de la India)
  • Turrón
  • Caramelos
  • Sustitutos de la grasa como Simplesse
  • Leche hidrolizada
  • Polvos y harinas con alto contenido de proteínas, que frecuentemente contienen proteínas de la leche
  • Sabores artificiales y naturales para la carne, aves, pescado enlatado y patatas fritas.

Ahora es mucho más fácil leer las etiquetas para evitar los alergénicos. Los alimentos con leche, huevos, pescado, mariscos, cacahuates, frutos secos, trigo y soja tienen que indicarlo en lenguaje claro en la lista de ingredientes. Por ejemplo, caseína (leche). Se tienen que enumerar los posibles alergénicos aunque formen parte de un sabor, coloración o combinación de especias. Sin embargo, al leer las etiquetas de los alimentos preste atención a lo siguiente:

  • Lea la etiqueta cada vez. El fabricante puede haber cambiado los ingredientes.
  • Fíjese en las palabras “may contain” (“puede contener”). La leche, cacahuates y otros alergénicos pueden no ser ingredientes, pero la comida puede haber sido hecha en una fábrica que también produce esas comidas. Si ve las palabras “may contain”, puede haber una parte minúscula de este alergénico o puede haber una gran cantidad.
  • Las palabras “peanut free” (“sin cacahuates”) o “milk free” (“sin leche)” NO quieren decir que el alimento esté completamente libre de estos alergénicos. Lea igualmente la etiqueta cuidadosamente para confirmar que no contenga ningún ingrediente derivado de alergénicos.

Es muy importante que sepa los nombres menos comunes y científicos de los ingredientes de la comida.

¿Cómo evito la contaminación cruzada?

La contaminación cruzada ocurre cuando un alimento lácteo o algo que fue usado para procesar un alimento lácteo se pone en contacto con el alimento de su hijo. Esto puede ocurrir tanto si come afuera como en su casa.

Para evitar este problema, cuando vaya a comer afuera o a comprar comida:

  • Pida platos simples con pocos ingredientes en la receta.
  • Evite las comidas fritas o rebozadas. El mismo aceite se puede usar para otras comidas, algunas de los cuales pueden contener leche.
  • Dígale al mesero que su hijo tiene una alergia.
  • Asegúrese que la cortadora de fiambre del supermercado no se esté usando también para cortar queso.
  • Separe cuidadosamente los utensilios, maderas para cortar y fuentes utilizadas para preparar sus productos lácteos de los utilizados para preparar la comida de su hijo.

¿Cómo puedo brindarle a mi hijo una dieta saludable que además sea gustosa?

Su hijo puede seguir teniendo una dieta saludable y seguir gozando de algunas comidas predilectas de los niños. Los nutrientes principales de la leche son proteína, calcio, vitamina D y riboflavina. Es importante tomar suplementos o comer comidas con alto contenido de estos nutrientes.

La carne, aves, cerdo, pescado, frijoles, alimentos de soya, legumbres, frutos secos y semillas contienen una gran cantidad de proteínas. Pregúntele a su profesional médico si debe tomar suplementos de calcio y vitamina D. La riboflavina se puede encontrar en la carne y los huevos, panes y cereales integrales o enriquecidos y verduras de hoja de color verde oscuro. Muchos alimentos (como el jugo de naranja) vienen ahora con suplementos de calcio y vitamina D. Es una buena idea que un dietista licenciado evalúe la dieta de su hijo para verificar que esté recibiendo la nutrición adecuada.

¿Cómo sustituyo la leche y modifico mis recetas?

Hay varias marcas de leche de soya y de arroz que están enriquecidas con calcio. Se pueden usar para tomar o combinar con el cereal del desayuno. Si necesita leche en una receta sólo para agregar un líquido, use agua. La leche de soya y de arroz, y también el jugo de frutas, son buenos sustitutos para las recetas de cocina. Los aceites, margarinas sin leche o mantequillas de soya son buenos sustitutos de la mantequilla. Los productos estrictamente vegetarianos (vegan), que puede comprar en la sección de alimentos saludables del supermercado, son otra buena opción. Estos productos no contienen huevos ni leche.

También puede usar recetarios para personas con alergias a las comidas, como NEW-Food Allergy and Anaphylaxis Network (FAAN) Cookbook – Cooking Allergy-Free Everyday (NUEVO – Libro de cocina de la Red de Alergia a las Comidas y Anafilaxis (FAAN) – Cómo cocinar todos los días sin alergias). Puede visitar su sitio Web en http://foodallergy.org o llamar al 800-929-4040 para encargar este y otros libros de cocina. También hay sitios Web donde puede comprar alimentos especializados en línea (como http://www.allergygrocery.com).

¿Cómo puedo mantener seguro a mi hijo en la escuela?

  • Enseñe a su hijo a no comer algo a menos que sepa que es seguro. Aun los niños pequeños pueden comprender este concepto, sobre todo si se descompusieron después de haber comido algo en particular.
  • Prepare el almuerzo de su hijo en su casa.
  • Hable con los maestros y el administrador de su escuela sobre las necesidades de su hijo. Pídale a los maestros que se mantengan vigilantes y explique la situación a otros niños de ser necesario.
  • Pídale al maestro que la llame si hay un evento especial o fiesta programada, para poder llevar algunos bocados que su hijo disfrute y pueda compartir con otros niños.
  • Escriba los alimentos e ingredientes que se deben evitar en una tarjeta y entréguesela al maestro. La tarjeta también puede ayudar a los niños más grandes a tomar decisiones cuando salen con amigos.

Escrito por Terri Murphy, RD, CDE por RelayHealth. Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-08-08
Last reviewed: 2011-07-05 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2011.4 Index
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.