crsheader Index English version La adaptación a la escuela

(Adjusting to School)

Un poco de planificación y aliento ayudan mucho a que su hijo tenga una buena actitud hacia la escuela.

  1. Ayude a que su hijo piense en la escuela de manera positiva.

    Dígale que hará nuevos amigos y aprenderá cosas nuevas e interesantes. Tranquilícelo e indíquele que si surge algún problema en la escuela, usted lo ayudará a resolverlo.

  2. El niño debe dormir lo suficiente y seguir una dieta sana.

    Dele a su hijo un desayuno saludable cada mañana. Deje que su hijo tome algunas decisiones sobre el almuerzo. Establezca una rutina para la hora de ir a dormir para que el niño tenga entre 9 y 10 horas de sueño por noche.

  3. Ayude a su hijo a distenderse una vez que el día escolar haya finalizado.
  4. Dele a su hijo toda su atención y afecto todos los días. Dele un abrazo y hable con él sobre el día en la escuela. Pregúntele qué sucedió, qué aprendió. Esté atento a si hay sentimientos de enojo o miedo junto con sentimientos de entusiasmo y satisfacción. Pregúntele sobre sus amigos, los viajes en el autobús escolar y otras partes del día en la escuela, no solamente sobre los estudios.

    El tiempo que el niño pasa en la escuela es bastante estructurado. No programe el tiempo en exceso una vez que el día escolar haya finalizado. Ayude al niño a desahogarse mediante juegos o deportes al aire libre.

  5. Ayude a su hijo a organizarse.

    Organice un espacio de estudio. Prepare un rincón de la casa en donde el niño pueda concentrarse. Allí debe haber una mesa o escritorio, buena iluminación, materiales de referencia y útiles escolares. Si es posible, mantenga el área de estudios lejos de distracciones tentadoras como la TV.

    Planifique el día siguiente. Ayude a su hijo a crear el hábito de organizar las cosas. Controle la noche anterior la ropa, la mochila, el dinero para el almuerzo, las autorizaciones y la tarea. Tanto usted como su hijo se sentirán más tranquilos por la mañana.

    Anote las fechas importantes. Compre un almanaque de pared bien grande con cuadros grandes. Si el niño es muy chico como para leer o escribir, haga dibujos que representen actividades escolares importantes. Si el niño es más grande, ayúdelo a anotar fechas de exámenes, informes, viajes de estudio y eventos especiales.

  6. Establezca una rutina para hacer la tarea.

    Hacer la tarea antes o después de la cena es un buen hábito para la mayoría de los niños. Si bien a veces puede ser necesario hacer algún cambio, tener una hora fija cada tarde o noche para las tareas escolares ayudará a que el niño no entre en pánico a último momento.

  7. Esté disponible para apoyar a su hijo.

    Demuéstrele que se interesa por lo que hace en la escuela. Esté disponible en algún momento del día, todos los días. Si el niño tiene problemas con una materia en particular, hable con el maestro sobre qué puede hacer usted en su casa además de clases particulares u otra atención especial en la escuela.

    Ayude a su hijo con la tarea, pero no haga la tarea por él. Esto no es una forma de protegerlo. Impide que el niño aprenda la materia. También evita que aprenda a tener confianza en sí mismo.

  8. Enséñele a su hijo que aprender es divertido y natural.

    Hágale preguntas, intercambie ideas y pídale su opinión sobre distintos temas. Tenga libros, juegos y proyectos en la casa. Hable con los niños más grandes acerca de sus objetivos para el año y cómo podrían participar en un deporte, club o actividad escolar.

    La familia podría realizar un viaje de estudios. Algunos lugares interesantes para visitar pueden ser una granja, un museo, un zoológico, una estación de radio o televisión, o la ciudad capital del estado. Sobre todo, es importante que su hijo lo vea disfrutando nuevos desafíos y actividades.

  9. Participe en la escuela de su hijo.

    Si forma parte de una organización de padres y maestros o si contribuye voluntariamente con su tiempo, tendrá más participación en el mundo de su hijo. También estará en una mejor posición para comprender y hacer sugerencias para mejoras.

  10. Investigue qué actividades escolares hay disponibles y aliente a su hijo para que participe.
  11. Asegúrese de que el viaje de ida y vuelta a la escuela sea seguro y, de ser posible, es bueno que su hijo vaya con un amigo.

Escrito por Donna Warner Manczak, PhD, MPH. Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-03-25
Last reviewed: 2010-06-16 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2011.4 Index
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.